sábado, 3 de enero de 2015

El mercado laboral para un analista financiero en Toronto

Ernesto Hontoria López

Meses atrás me tocó buscar el reemplazo de un analista financiero que había sido promovido a un cargo gerencial dentro de la empresa en la que trabajo. Para lograrlo se colocó un aviso en la página web de la empresa, que a su vez fue reproducido en LinkedIn y en Workopolis por la persona de recursos humanos que me asistió en el proceso de selección.

En menos de 4 días ya se habían recibido unos 140 curriculum de personas interesadas en la posición. El reclutador interno filtró los que a su juicio reunían los requisitos y me envió un primer listado de 30 candidatos que se ajustaban bien a las exigencias que habíamos acordado para el cargo. Leí cada una de las 30 hojas de vida y seleccione las 10 que me parecieron mejores, según la experiencia de trabajo y educación que decían tener. El reclutador interno se encargó de llamar a esos 10 candidatos por teléfono, en lo que fue una primera ronda de entrevistas, para verificar datos, disponibilidad, aspiraciones salariales y hacernos una idea del perfil psicológico y capacidad de trabajar en equipo de los entrevistados. Para ello contaba con un cuestionario elaborado previamente por recursos humanos. De los 10 candidatos entrevistados telefónicamente, 5 fueron invitados a la entrevista en persona.

De esa primera experiencia de búsqueda de personal aquí en Toronto, puedo afirmar que no hizo falta mayor esfuerzo para conseguir un buen listado de analistas financieros que, en el papel, lucían muy bien formados, con experiencia de trabajo en múltiples industrias, y venidos de diferentes partes del mundo. Las veces que me tocó reclutar gente en Venezuela, todos los candidatos provenían del país. En cambio, en esta ocasión, una buena parte de los interesados eran asiáticos, mayoritariamente de la India y de China. Pero también había candidatos del Cercano Oriente, de Europa, de África y un par de América Latina, todos compitiendo con personas nacidas y formadas en Canadá.

La lista de candidatos incluía los más diversos nombres y apellidos, y en algunos casos se me hacía imposible determinar si estaba leyendo la hoja de vida de un hombre o de una mujer. Muchos provenían de universidades alrededor del planeta que jamás había escuchado nombrar, por lo que tampoco podía hacerme una referencia valedera de la formación de los candidatos. En cierto sentido, era un acto de fe asumir que tenían la formación que decían tener. Igual se inventaban el nombre de una universidad y no lo hubiera descubierto.

En una situación semejante, en que se revisan los datos de unos extraños llegados de países sobre los que no tienes mayores referencias, que estudiaron en universidades desconocidas para ti, uno experimenta cierta confianza cuando la persona, además de la carrera, presenta alguna de las acreditaciones canadienses (CMA o CPA) en materia de contabilidad. Encuentras una referencia, un dato conocido. Es como cuando conduces en un lugar desconocido y llegas finalmente a un sitio en el que ya has estado, que conoces y te resulta familiar.

También me inspiraba confianza si, de alguna manera, conocía los nombres de las empresas en las que el candidato había trabajado y tenía buena referencia de ellas. Las personas que habían trabajado en grandes transnacionales cuyos nombres me eran familiares, tenían, hasta cierto punto, más probabilidad de ser tenidas en cuenta que las personas con experiencia de trabajo en empresas cuyos nombres no reconocía.

Me pregunto si eso que aquí llaman “experiencia canadiense” (“Canadian Experience”), según la cual nadie te da trabajo en Canadá a menos que ya hayas trabajado en Canadá, no es sino la consecuencia práctica de esa misma inclinación que yo experimentaba al leer aquellas hojas de vida.

Me atrevo a decir que en el filtrado de candidatos juega un papel importante el hecho de que el empleador conozca el país del que proviene el candidato, tenga buenas referencias de su lugar de origen, bien sea porque lo ha visitado, porque ha leído de él en la prensa o en algún libro, o porque conoce a personas que de allí provienen.

Me temo que la selección de candidatos está llena de elementos subjetivos, algunos de los cuales juegan a su favor y otros en contra. Podríamos tener la suerte, por ejemplo, de que la referencia de un buen vecino, proveniente de nuestro país de origen, nos abra las puertas a una entrevista de trabajo, como también de que una mala referencia de ese vecino no las cierre.

En mi experiencia, no fue sino hasta el momento de la entrevista, en que, poniendo un rostro al papel, me hice una referencia más completa y menos sesgada por los estereotipos de los candidatos. No por ello, sin embargo, el proceso dejó de ser altamente subjetivo. La entrevista personal con el candidato te ayuda a disipar muchas de las dudas sobre su formación y experiencia, pero también permite descubrir si existe o no afinidad con el entrevistado. Después de todo, a quien termines contratando es una persona con la que vas a tener que trabajar todos los días, por lo cual es importante que haya afinidad y buen trato, y eso, amigos, es algo completamente subjetivo. En esa primera impresión que uno se forma del entrevistado intervienen factores como el tono de voz, la apariencia física, el acento, los gestos, la manera de reírse, la forma de hablar, los olores y pare de contar.

Qué peso tiene cada elemento es difícil de saber. Les puedo decir que en mis criterios de selección para un analista financiero los conocimientos de finanzas y el buen manejo del Excel son requisitos indispensables para el cargo. No hay afinidad que valga si el candidato no reúne esos dos primeros puntos, que los mido a través de preguntas sobre la experiencia de trabajo. Prefiero a los analistas que tengan una buena base matemática o estadística, que sean capaces de manejar bases de datos, porque cada vez las empresas cuentan con mayor cantidad de datos que hay que convertir en información. Entre mis criterios de selección también cuento la habilidad de la persona para cambiar y mejorar los procesos, para no conformarse con hacer todos los días las mismas rutinas sin preguntarse qué se puede mejorar en ellas. También es sumamente importante la capacidad de trabajar en equipo, de adaptarse al grupo de trabajo y formar parte armónica de él, y esto, nuevamente, forma parte de esos criterios subjetivos que intentamos intuir en la conversación con los candidatos.

Desgraciadamente, en el caso al que me refiero había una sola posición para varios buenos candidatos que entrevisté. Podría concluir diciendo que el mercado laboral para los analistas financieros es muy competitivo en Toronto.



Otros artículos relacionados:

El papel del analista financiero en la empresa

¿Cuánto cuesta vivir en Toronto?

¿Es fácil para un inmigrante conseguir empleo en Toronto?

4 comentarios:

Aquiles dijo...

Excelente reflexion, se entiende asi aun mas la llamada experiencia canadiense....gracias por el blog....acabo de encontrarlo y ha sido de mucha utilidad!
Quisiera preguntarte algo, vivo en montreal hace un año con mi esposa y un hijo de 8 años. Dentro de las prioridades al llegar a este pais esta la educacion de los hijos y nos ha llamado mas la atencion que nuestro hijo aprenda ingles fuertemente y el frances en segunda instancia...esa es la principal motivacion para cambiar a gta.
Pero la parte profesional tambien debe estar en equilibrio...soy administrador de empresas y quisiera saber si' hay algun obstaculo para ejercerla en toronto a parte del idioma? Tengo la posibilidad de hacer una atestacion en un cegep en servicio a la clientela en instituciones financieras aca en montreal...sera util o reconocida esta formacion en toronto? o bastara mi experiencia por casi 20 Años en colombia? muchas gracias por tu ayuda Ernesto.

Ernesto Hontoria dijo...

Hola Aquiles: Gracias por tu visita al Blog. Me alegra que te haya servido.

En el área de administración de empresas no tienes mayores restricciones aquí en Toronto. Una experiencia de 20 años debe ser valorada, en especial si es en empresas reconocidas.

No sé qué tan útil resulte la certificación en servicio a la clientela que mencionas. No he visto ninguna solicitud de trabajo que pida por ella. Lo que generalmente buscan las empresas es si tienes un MBA, o un CPA. Si buscas trabajo en el sector financiero puede que necesites un CFA para ciertas posiciones.

Paulo Lazaro dijo...

Buenas tardes amigo.
Soy de Perú y actualmente soy estudiante universitario de economía y me gustaría especializarme en finanzas.
Mi duda es si es preferible ir a Toronto con experiencia laboral o comenzar a buscarla allá.
También quería saber el salario de un economista en Canadá que no tenga tanta experiencia laboral y si el CFA me ayudará a encontrar un trabajo más rápido.
Espero su ayuda y gracias por la información compartida. Saludos.

Ernesto Hontoria dijo...

Hola Paulo:

Si tus planes son venir a vivir en Toronto, cuanto antes lo hagas mejor. Te valdría más cualquier experiencia laboral en Canadá que la que obtengas en Perú.

Lo ideal en tu caso sería que vinieras a estudiar una maestría en administración de empresas o finanzas ya que a través de ella podrías hacer contactos que te faciliten la entrada a una empresa. Tengo entendido que la situación de empleo es difícil para los recién graduados aquí en Toronto, así que si no tienes muchos recursos para mantenerte un buen tiempo, tienes que estar preparado para trabajos de subsistencia (empleos a tiempos parciales en restaurantes, parques, etc.) que te permitan cubrir tus gastos mientras consigues el trabajo que buscas.

Una alternativa sería que consiguieras trabajo en Perú en alguna empresa trasnacional que te pueda abrir las puertas a Canadá.

¡Suerte!
Ernesto